El asesinato de los tres estudiantes de cine fue un error

Dos de los responsables ya fueron detenidos, aunque las autoridades conocieron que un total de ocho antisociales capturaron, torturaron y ejecutaron a los estudiantes

Cientos de manifestantes inundaron las calles de ciudad de Tonalá en Jalisco, desde el Monumento a la Independencia hasta la sede de la Secretaría de Seguridad Pública. Gritando consignas y portando carteles en contra del asesinato de los tres estudiantes de cine, que la fiscalía finalmente decreto muertos. Los manifestantes son parte del movimiento ciudadano que salió de Guadalajara paralelamente. Inclusive en Ciudad de México se presentaron actos de protesta.

«Me indigna que en este país ninguna persona, ya sea joven, mujer, hombre, niño, anciano, pueda salir con tranquilidad. Exigimos una investigación profunda y que se sepa qué pasó con estos tres compañeros», expresó Mario Casas a los medios de comunicación.



Van a continuar las protestas hasta dar con los asesinos

«No son tres, somos todos», bajo este grito de guerra, aproximadamente 300 manifestantes, originarios de diferentes institutos de cine, personas de la calle y miembros de organizaciones civiles, reclamaron se determinen los culpables de tan atroz crimen.

Según explicaron las autoridades el asesinato de los estudiantes en marzo, fue perpetrado por un cártel de drogas que los confundió con miembros de una banda rival. Salomón Aceves, Marco Ávalos y Daniel Díaz, desaparecidos el 19 de marzo, habían sido detenidos por supuestos policías.



Según ha informado la Fiscalía General de Jalisco, «después de asesinarlos, sus cuerpos fueron destruidos con ácido para que no quedara rastro de ellos. Por ahora sabemos que integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) uno de los más poderoso de México, fueron los causantes de los asesinatos».

Protestas de estudiantes
«No son tres, somos todos», fue el grito de protesta por el asesinato de los jóvenes

Un mes tardaron las autoridades en terminar con la de angustia de las familias

Torturas, secuestros y disolución de cadáveres, son costumbres en el sector del país, donde asesinaron más de 25.000 personas en 2017, lo que ha elevado la cifra de homicidios a los años 90, cuando los carteles dominaban México, unos 80 asesinatos diarios.

Dos de los responsables ya fueron detenidos, aunque las autoridades conocieron que un total de ocho antisociales capturaron, torturaron y ejecutaron a los estudiantes.



Fuente
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »
error: