Mario Abdo Benítez es investido como presidente de Uruguay.

Luego de las elecciones del 22 de abril, sucede a su copartidario del gobernante Partido Colorado, Horacio Cartes.

El ente electoral paraguayo declaró hoy oficialmente al conservador Mario Abdo Benítez, como presidente electo de Paraguay para el período 2018-2023.

Mario Abdo Benítez presidente electo de Paraguay durante su campaña electoral

Los resultados oficiales definitivos otorgaron a Abdo Benítez, una victoria con una ventaja del 3,68 por ciento sobre el liberal Efraín Alegre, el candidato de la oposición, el liberal Efraín Alegre, con diferencia 95.000 votos aproximadamente.

El argumento que le dio el triunfo al representante de la Asociación nacional Republicana (ANR), fue la propuesta de mantener bajas tasas presión tributarias, sucediendo al también representante del partido colorado Horacio Cartes.

Se le conoce como el heredero de la dictadura de Alfredo Stroessner, Benítez nació el 10 de noviembre de 1971 en la ciudad capital uruguaya de Asunción

Su padre es  Mario Abdo Benítez, quien fue secretario privado de Stroessner, y Ruth Benítez Perrier, sobrina del militar estronista Rodolfo Perrier.

Antecedentes de Mario Abdo Benítez

El oficialista Mario Abdo Benítez es el nuevo presidente de Paraguay

Es egresado de la universidad Teikyo Post University en Connecticut, de Estados Unidos, donde se licenció en en Marketing Político.

A partir de 1989 comenzó una carrera militar que le llevó al título de subteniente de Reserva de Aviación, para posteriormente ser conferido con el rango de Paracaidista Militar por el Comando de la Fuerza Aérea.

A partir ded 2005 comienza su vida política como miembro del movimiento Reconstrucción Nacional Republicana.

Fue cofundador del movimiento “Paz y Progreso”, titulada de esa forma en honor al lema utilizado por Stroessner.

También presidió el Senado de la República uruguaya durante el período 2015-2016. Y el pasado diciembre ganó las primarias a la Presidencia con un 51 por ciento, venciendo al exministro de Hacienda, Santiago Peña

El plan de gobierno que le dio la victoria electoral se basó en mantener una baja presión tributaria «tal como está para que el país siga siendo atractivo para la inversión», como un estímulo al empresariado nacional y foráneo.

Inmediatamente a su nombramiento recibió el beneplácito de  países como España, Estados Unidos, Bra­sil, Perú, Ecuador, Bolivia y Argentina.

A través de
Venezuela Comenta
Fuente
EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »
error: