Trump: Estados Unidos no se convertirá «campamento de inmigrantes»

Las críticas a la gestión del gobierno norteamericano por la separación de los niños migrantes de sus padres han generado grandes polémicas

Estas separaciones son el resultado de la política “tolerancia cero” del gobierno de Trump

Donald Trump, presidente de los estados Unidos, dijo el pasado lunes que no permitirá que su país sea un campamento de inmigrantes.

Cuando el gobierno norteamericano recibe severas críticas por separar a niños inmigrantes de sus padres en la frontera con México, se ha generado en ese país una gran polémica respecto a esta severa acción que marca una grave crisis de derechos humanos.

Si fuese un tema menos serio, Trump podría cantar como Luis Fonsi, “Echame la culpa”, lo lamentable es que hablamos de un evento que dejará marcados de por vida a miles de niños, vulnerados en lo más básico de sus derechos, la protección que su familia les provee.

Según notifica Reuters, los demócratas y algunas personas dentro del propio Partido Republicano de Trump han señalado con firmeza su rechazo a la decisión del gobierno de separar a cerca de 2.000 niños de sus padres en la frontera sur de ese país entre mediados de abril y fines de mayo.

Profesionales de la salud afirman que la práctica puede provocar traumas duraderos a los niños.

Estas separaciones son el resultado de la política “tolerancia cero”, que desencadenó en el arresto de aquellos adultos que ingresan de forma ilegal a Estados Unidos, entre ellos aquellos que buscan asilo.

El secretario General de la ONU dijo que estos niños “no deben ser traumatizados por la separación de sus padres”.

Perturbadoras imágenes de niños retenidos en jaulas con cercas de alambre, sentados en el suelo, con caras llenas de miedo han recorrido el mundo.

Campamento de inmigrantes ¿o de concentración?

Un espantoso resultado de esas políticas migratorias, nos recuerdan tragedias plasmadas en el cine, de otros tiempos en los que los seres humanos eran tratados como ganado.

Es difícil pensar, que los Estados Unidos que tanto se ufanan de haber rescatado a miles de Judios de los Campos de concentración y que ahora sea en su mismo suelo que se vean imágenes del estilo.

La diferencia es que no hay cámaras de gas, pero esta privación de la libertad enmascarada con una cara de nobleza dejará una marca indeleble en la historia personal de cada una de esas personas.

Esta no es la primera vez que en el suelo del “país de los valientes” se ven campamentos de retenidos, ya hubo durante de la segunda guerra mundial, campamentos de alemanes y japoneses, así como persecución de minorías étnicas. La diferencia entre antes y ahora, es que ahora hay twitter.

La ya muy divulgada declaración en la que dijo “Estados Unidos no será un campamento de inmigrantes. No seremos un centro para recibir refugiados, eso no sucederá. Miren lo que está pasando en Europa y en otras partes. No podemos permitir que pase eso en Estados Unidos, no bajo mi supervisión”, fue señalada para diferenciarse de la grave situación europea.

Republicanos y demócratas se apuntan con el dedo

Mientras tanto, la guerra por la culpa entre demócratas y republicanos no le hace ningún bien a nadie. Trump señala a los demócratas por paralizar en las cámaras las leyes propuestas y éstos replican que usa a los niños como rehenes en la disputa política sobre inmigración.

El fiscal general estadounidense, Jeff Sessions, ha defendido el trato dado a los niños inmigrantes. “Por supuesto que no están en una cárcel. Estamos cuidando de ellos”, dijo a la prensa.

Inclusive desde los copartidarios Republicanos del presidente Trump han llegado críticas: “Es demencial que lleguemos a pensar incluso que se trata de una herramienta necesaria para defender nuestras fronteras”, manifestó congresista republicano Will Hurd, quien representa a un distrito fronterizo de Texas.

Las Naciones Unidas, en la persona de Antonio Guterres, su secretario general, dijo que estos niños “no deben ser traumatizados por la separación de sus padres”.

Guterres, quien es el máximo responsable en materia de Derechos Humanos de la ONU solicitó a Washington que ponga fin a su “inadmisible” política de separar a los niños de sus padres.

A través de
Venezuela Comenta
Fuente
Reuters

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »
error: