La niñez dejada atrás, una consecuencia de la diáspora venezolana

Son muchos los hogares fracturados gestados en la crisis que atraviesa el país

Una de las lamentables consecuencias de la diáspora venezolana es la niñez dejada atrás, muchas familias se han fracturado debido a la decisión de migrar, justamente para proveer de bienestar a los hijos.

Actualmente no existen cifras sobre la migración de los venezolanos, los países «santuario» han dado cifras que dan un aproximado a la realidad.

La separación de la familia afecta a los niños

Sin poder precisar cantidades, son muchos los casos de personas que dejan sus hijos al cuidado de su cónyuge, de familiares o amistades para buscar empleos en otros países, que les permitan cubrir las necesidades básicas de su núcleo familiar.

Este acto tiene consecuencias que marcarán la historia personal de los niños de esta generación. Se sabe que los cinco primeros años son fundamentales en el desarrollo humano, de manera integral se requiere de buena alimentación y el desarrollo infantil en un entorno que facilite su desarrollo emocional e intelectual.

La crisis económica pone en jaque este esquema, haciendo tan profundas las necesidades materiales que pareciera privar sobre las morales.

No se puede crear un entorno estable en un hogar con hambre, pero si los responsables por el bienestar moral de los niños están ausentes, también crea un vacío en sus vidas.

Es todo un dilema, la separación genera sensación de abandono y la pérdida de momentos irrecuperables en la vida familiar.

Para Abel Saraiba, psicólogo del Centro Comunitario de Aprendizaje (Cecodap) esta separación produce sufrimiento a los niños.

Aún si los niños comprenden el motivo de la partida de sus padres, sienten el abandono  y se debaten entre el amor y la tristeza por la separación, o entre el extrañar y la rabia del abandono.

Por esto es necesario preparar a los niños en el caso de que se de este tipo de situaciones en el seno familiar, explicándoles con tiempo sobre la separación y el viaje, de manera que la partida de sus seres queridos no sea abrupta ante sus ojos.

También se hace necesario el mantener la comunicación con los pequeños, hacerla de manera regular y constante, para así mantener un vínculo emocional que permita que la situación sea menos dura.

 

 

 

A través de
Venezuelacomenta.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »
error: