ACNUR y OIM pidieron ayuda para atender impacto de la migración venezolana

La ACNUR y la OIM pidieron ayuda para atender impacto de la migración venezolana en los países santuario que reciben a los venezolanos que huyen de la severa crisis que enfrenta el país.

Tanto la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), como la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) realizaron el pasado jueves un pedido global de ayuda para las naciones en sudamericanas que están recibiendo la migración venezolana.

Con esta situación problemática entre manos, la cancillería colombiana logró  que el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, aceptara establecer un «mecanismo de coordinación» entre ACNUR y OIM para atender de «mejor manera» la crisis venezolana, declaró el Ministro de Relaciones Exteriores del vecino país, Carlos Holmes Trujillo.

Una primera acción fue tomada desde Noruega por los máximos dirigentes de esos organismos adscritos a la ONU, Filippo Grandi y William Lacy Swing, respectivamente, y dado a conocer en un comunicado que se conoció en Bogotá.

Los representantes hicieron un «llamamiento destinado a obtener un mayor apoyo de parte de la comunidad internacional para los países y las comunidades en la región que están recibiendo una cantidad cada vez mayor de refugiados y migrantes de Venezuela», reseña el mensaje oficial.

Los datos aportados por estos organismos indican que, al menos 1,6 millones de venezolanos, salieron del país desde 2015 y un 90 por ciento de ellos se ubicaron en países vecinos.

Colombia informa que ha censado cerca de un millón de venezolanos, que han llegado a su territorio en el lapso de dos años.

La oficina de Migración Colombia manifiesta que en el transcurso de 2018 su frontera sur ha dado salida a salido unas 600 mil personas que buscan a destinos como Ecuador, Perú, Chile y Argentina.

La ya extendida diáspora de venezolanos llevó a que Ecuador y Perú establecieran la solicitud del pasaporte vigente, como único documento de ingreso.

Los representantes de la ACNUR y la OIM han destacado la generosidad de las naciones sudamericanas que están albergando a los venezolanos, pero no ocultaron su «preocupación» por este tipo de restricciones.
«Reconocemos los desafíos cada vez mayores en relación a la llegada masiva de venezolanos. Sigue siendo muy importante tener presente que cualquier nueva medida que se tome permita a quienes necesitan protección internacional el acceso a la seguridad y que puedan solicitar asilo», afirmó Grandi.
Por su parte Swing afirmó que su oficina elogia «los esfuerzos» llevados a cabo por aquellos países que han acogido a los venezolanos y confió en que «tales demostraciones de solidaridad continuarán en el futuro».
Esta semana el gobierno colombiano remarcó que la crisis migratoria había adquirido ribetes de problemática regional e instó a los países vecinos, así como a la ONU y a la OEA, a debatir el asunto y buscar soluciones conjuntas.

Por este motivo el canciller Holmes Trujillo viajó a Nueva York  para entrevistarse con Guterres, en el marco de una serie de acciones diplomáticas que buscan que el problema de los migrantes no quede atrapado en sus fronteras.

Se ha señalado a la migración venezolana como «una verdadera crisis humanitaria»

La migración venezolana: «una verdadera crisis humanitaria»

Esta es «una verdadera crisis humanitaria», manifestó en Nueva York el jefe de la diplomacia colombiana, quien planteó que la llegada masiva de venezolanos golpea toda la institucionalidad del país, desde lo social, lo económico y hasta la seguridad nacional.

«Encontramos una gran receptividad de parte del señor Secretario General, quien anunció que prepararía el mecanismo de coordinación necesario con OIM y ACNUR para efecto de contribuir a que se atienda de mejor manera esta crisis», declaró el Canciller colombiano.

El país insiste en la solicitud de un «enviado especial» de la ONU para el tema venezolano y pide que se establezca un fondo de solidaridad para atender a los migrantes.

Holmes Trujillo planteó que su país mantiene un diálogo permanente con las autoridades migratorias de Ecuador y Perú, y dijo que de igual manera ha sostenido charlas con funcionarios del gobierno brasileño, nación que también ha sentido el flujo migratorio venezolano.

«Estamos movilizando a la comunidad internacional tanto desde el punto de vista regional como desde el punto de vista multilateral», señaló el Ministro de Exteriores.

A través de
Venezuelacomenta.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »
error: