Nos alcanzó la hiperinflación al millón por ciento

La cifra prevista por el FMI fue alcanzada a dos meses del fin de año

Nos alcanzó la hiperinflación al millón por ciento, tal como lo vaticinó el FMI en sus proyecciones emitidas el pasado mes de julio.

Al respecto, Andrés Giuseppe, Doctor en Gerencia, Especialista en Política y Comercio Petrolero Internacional y Economista de la Universidad Central de Venezuela y Secretario Nacional del Movimiento Profesionales de Venezuela, publicó un artículo con sus apreciaciones, en la página de noticias Aporrea.org.

En la publicación hace un análisis de los elementos políticos y económicos que se han desarrollado para que la situación llegue al estado crítico actual.

Para su disertación toma como referencia las 10 acciones o jugadas determinantes realizadas, a manera de secuencia de hechos relevantes, tanto por el gobierno nacional como por el empresariado opositor nacional agremiado durante el período de 21 meses, que comprende desde enero de 2017 a septiembre de 2018, indicó el analista.

La base de sus consideraciones es la situación de desabastecimiento y pérdida del poder adquisitivo de los venezolanos.

La Inflación sostuvo su infrenable avance, generando una espiral hiperinflacionaria.
Un análisis de los hechos

Indica en primer lugar que el gobierno fue permisivo con los monopolios y gremios empresariales opositores, explicando la poca efectividad y permisividad para el desarrollo de ilícitos económicos «como la especulación, el acaparamiento, la usura, la cartelización y otros delitos conexos».

Otro aspecto que señala es que «los empresarios monopólicos comenzaron a aumentar los precios a ritmo del dólar paralelo de manera impune». Aquí explica que el desarrollo del mercado del dólar paralelo y su influencia en los precios de los bienes y servicios de primera necesidad fueron fundamentales para la creación de un clima de insatisfacción social que conllevase a la implosión social.

Al respecto indica que «el ministerio público aún o se ha pronunciado en contra de estos monopolios o gremios empresariales opositores, que realmente son los autores intelectuales y materiales de la conspiración económica existente a lo interno del país».

Explica que los 9 aumentos salariales ocurridos durante los últimos 20 meses no fueron la solución a la falta de poder adquisitivo, que en ningún caso permitía cubrir la canasta básica.

De igual manera explica que la ONG «Víctimas de la guerra económica» consignaron una denuncia formal ante la Fiscalía General de la República contra FEDECÁMARAS y las empresas Polar, S.A., la cual aún está a la espera de la designación de un fiscal para su prosecución.

Tras la implementación del Programa de Recuperación y Prosperidad Económica, que explica fue «un intento por cambiar las estrategias económicas desgastadas y sin mayor impacto para solucionar los problemas actuales de recesión, hiperinflación, déficit fiscal e impunidad económica que comúnmente padecen todos los venezolanos».

Explica entonces que «es una realidad histórica, que el control cambiario con peculiaridades venezolanas no cumplió su fin esencial: evitar la salida masiva de capitales».

También indica que «los métodos aplicados para el control de precios tampoco controlaron la velocidad con que aumentan los precios de los bienes y servicios».

Al aplicar el plan de recuperación, explica el analista, «el gobierno reseteó la economía, nos sacó de la pobreza extrema y nos ubicó en la pobreza de un solo plumazo», esto siguiendo lo establecido por según el Banco Mundial y las Naciones Unidas.

Otro aspecto analizado fue negociación del gobierno y los empresarios del país la que surgieron los precios acordados, cediendo de esta manera a las presiones del sector privado que entre enero de 2017 y agosto de 2018 habían empobrecido a la población en más del 190.000%

El gobierno y la empresa privada se sentaron a analizar estructuras de costos en la mesa de precios acordados el pasado mes de junio.

La inacción del gobierno y la impunidad del sector privado

En su análisis Giuseppe afirma que siguen impunes aquellos grupos monopolistas y los gremios empresariales, especificando a FEDECAMARAS y Empresas Polar, señalando esta como la causa que «ha conllevado al irrespeto continuo de la máxima autoridad que es el Ejecutivo Nacional por parte del empresariado privado».

Esto da base al continuo incremento de precios, lo cual demerita todo el plan de recuperación, ya que la ola inflacionaria continúa.

Por último señala al gran cómplice del fracaso de estas políticas económicas la Inacción Gubernamental.

Indica en su artículo: «Los grandes conspiradores de siempre siguen vivos en su agenda desestabilizadora. Hemos visto, como el Gobierno sigue insistiendo en salvar al pueblo mediante subvenciones, bonos y aumentos salariales, que al final van a parar las cuentas de esos monopolios y empresarios agremiados, que no producen más sino que le cobran cada vez más al pueblo por la misma cantidad de productos que lanzan al mercado, manteniendo el círculo vicioso, por demás perverso, de capitalización empresarial con empobrecimiento colectivo».

Finaliza planteando: «la impunidad económica está llevando a la sociedad política a la ingobernabilidad, a la sociedad económica a la anarquía, a la sociedad civil a la pobreza, a la población juvenil a la desesperanza, y en términos generales, a una parte de la población al abandono del territorio nacional para ser explotado como esclavos en otras latitudes.»

 

A través de
Venezuelacomenta.com
Fuente
aporrea.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »
error: