Salvando al cardenalito de la extinción

Se estima que hay unos 300 cardenales silvestres, por lo que la oportunidad de rescate es mínima pero posible

El emblemático cardenalito se encuentra al borde de la extinción, por ello grupos ambientalistas se han dado a la tarea de rescatarlo.

Esa amenaza ha reunido a un equipo internacional que incluye científicos de la Institución Smithsonian en Washington y agricultores de café pobres en las remotas montañas de Venezuela, todos dispuestos a rescatarla de la extinción. El plan es atraer a los agricultores a sembrar cafetos de café orgánico con capas de ramas gruesas que invitan a las aves canoras en peligro de extinción, que han perdido gran parte de su hábitat.

«No les quedan muchos años, a menos que hagamos algo en este momento», dijo Miguel Arvelo, un veterinario de la organización sin fines de lucro Provita, con sede en Caracas, uno de los grupos que encabeza el esfuerzo.

El «Cardenalito», tiene un lugar especial en la cultura venezolana, el cartel de unas 1.400 especies de aves, desde el Amazonas hasta los Andes, que viven en uno de los paisajes más bellos del mundo.

En Venezuela su población está distribuida en diversos estados y  actual ocupa menos del 20% de la original, y es considerada una de las especies más amenazadas del país. Los registros históricos incluían localidades en los estados Zulia, Barinas, Trujillo, Portuguesa, Lara,  Falcón,  Yaracuy,  Carabobo,  Aragua,  Miranda, Guárico, Anzoátegui, Sucre, Monagas y el Distrito Federal.

De esta amplia distribución original, actualmente sólo se ha confirmado su presencia en dos núcleos: uno en los estados Falcón y Lara, y otro en el triángulo formado por Miranda, Guárico y Anzoátegui.

De las seis localidades cercanas a la ciudad de Caracas donde se encontraba la especie, es probable que aún sobrevivan en dos sitios del Parque Nacional El Ávila. También se sospecha su presencia en localidades aisladas en Barinas y el estado Zulia.

El cardenalito tiene aún quien lo defienda y luche por su vida.

La Iniciativa «Red Siskin» busca salvar al Cardenal de la extinción

La Iniciativa «Red Siskin», como se llama al ave en inglés, se lanzó hace aproximadamente tres años con un presupuesto limitado de menos de $ 100,000 del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos y grupos privados en los Estados Unidos y Venezuela.

La plantación de arboledas orgánicas con ramas gruesas revierte una tendencia entre los agricultores que aumentan la producción de frijol al adelgazar las arboledas de café para obtener más luz solar, o las cortan por completo para plantar vegetales que producen un beneficio más rápido.

Los agricultores que cumplan con los estrictos estándares del proyecto obtendrán el derecho de comercializar sus frijoles con etiquetas «Bird Friendly» (Amigable con los pájaros) sellando su producción con la calificación premium, con lo que tendrán oportunidad de exportarlo.

Paralelamente, se está construyendo un centro de reproducción de cardenalitos en un zoológico privado en Venezuela, donde se espera que se incuben 200 aves el próximo año, lo que se suma a los 25 enjaulados en la Institución Smithsonian, formando un tipo de Arca de Noé para garantizar que las especies icónicas no desaparezcan. Los cardenales del centro se introducirán en los cafetos.

Las tendencias ecológicas van de la mano con la conservación de la especie, los agricultores están retomando la agricultura orgánica.

Aunque todavía están en sus primeras etapas, los partidarios dicen que la iniciativa del café ya está mostrando resultados positivos. Unos 40 agricultores en las escarpadas montañas costeras de Carayaca, ya han dejado de talar árboles, un primer paso importante para crear un hábitat robusto.

El hermoso y emblemático pájaro está severamente depredado por cazadores ilegales. Los atrapan para venderlos en el mercado negro internacional. En línea, obtienen un alto precio y la demanda sigue siendo fuerte en Europa del Este y Asia, dicen conocedores.

La solución va de la mano con las nuevas tendencias sobre la agricultura orgánica, con la que se retoman usos y costumbres previo al uso de los agroquímicos que tanto daño han hecho a los ecosistemas y la salud de la humanidad.

 

A través de
Venezuelacomenta.com
Fuente
The Washington Post

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »
error: