El fallido llamado a referendo era previsible

Los puntos instalados por el Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela este miércoles para la recolección de las firmas que activen un referendo para revocar a Nicolás Maduro del cargo de presidente estuvieron «desolados» y en ellos reinó la desinformación.

El CNE anunció el pasado viernes que fijó para el pasado miércoles, durante 12 horas, la recolección de las firmas necesarias (correspondientes al 20 por ciento del electorado en cada estado) para activar el referendo que revoque a Maduro del cargo de presidente.

«Para cumplir con el requisito de activación del referendo revocatorio presidencial se deberá alcanzar el 20 por ciento del registro electoral en cada una de ellas (de las regiones), tal como lo estableció la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en 2016», agregó el ente en un comunicado de prensa.

Es decir, en cada estado, los organizadores deberán recibir el apoyo de, al menos, el 20 por ciento del electorado inscrito.

Ante esta titánica e imposible labor, el Movimiento Venezolano por el Revocatorio (Mover) pidió un día antes no asistir a la jornada considerándola violatoria de la Constitución y de los reglamentos electorales.

Los puntos de recolección se mantuvieron prácticamente vacíos y con más efectivos policiales custodiando que con ciudadanos queriendo solicitar el referendo.

Según el CNE se dispondrían 1.200 puntos para la recolección, pero, el Mover denunció que solo se instalaron 710 puntos con 1.200 máquinas, haciendo más imposible lograr la meta del 20 por ciento del padrón electoral.

“La gente no salió a convalidar el cronograma del CNE”, dijo Nicmer Evans, uno de los coordinadores de Mover, anunciando además que el proceso será impugnado ante la sala constitucional del Tribunal Supremo de Justicia porque según el reglamento los lapsos están dados para realizar estas acciones jurídicas. Sin embargo, el órgano electoral llevó a cabo su jornada de la cual se sabrá los resultados el próximo 13 de febrero según el itinerario del ente.

Con la cantidad de puntos dispuestos en los que se hacía una verificación del elector a través de su cédula de identidad, se pedían datos personales como lugar de residencia y correo electrónico y finalmente debía estampar cuatro huellas en la máquina, solo se hubiesen podido recolectar 201.600 manifestaciones.

La normativa dice que una vez iniciado este proceso, no se puede solicitar otro, sin embargo Evans insiste en que “el revocatorio no ha muerto, no está abortado” y ejercerán acciones legales incluso a nivel internacional.

El equipo de EL TIEMPO recorrió las calles de Caracas evidenciando la ausencia de ciudadanos para ejercer el derecho dispuesto en el artículo 72 de la Constitución. Las únicas colas que resaltaban eran las de los bancos, a las afueras de entes de recepción de denuncias como el Ministerio Público y hasta para recibir la vacuna contra el covid-19 en farmacias.

Mover denunció que además el CNE jugó a la desinformación violando incluso el artículo 6 de la Resolución 0705516-659 del 16 de mayo de 2007 en la que se expresa que el poder electoral debe elaborar y publicar con al menos 60 días de antelación la fecha para la recepción de voluntades. En esta oportunidad solo fueron cuatro días.

«No hay información, esto está incógnito y entre semana no creo que estén dadas las condiciones» dijo a EL TIEMPO, Carlos Mora, un elector que se acercó a uno de los puntos del municipio Chacao en el estado Miranda.

Este poder electoral fue conformado para las elecciones regionales del 21 de noviembre. Llegó a decirse que era uno de los más equilibrados de los últimos años porque contaba con figuras provenientes de la oposición, como los rectores Enrique Márquez y Roberto Picón, pero ahora esos calificativos comienza a cuestionarse.

La organización civil Súmate, la cual ha monitoreado procesos electorales desde hace más de 10 años, ha considerado que este CNE “es más restrictivo” con el revocatorio que se intentó en 2004 y 2016, siendo el primero el único que se ejecutó y contra Hugo Chávez.

Súmate considera que el poder electoral hizo “imposible cumplir” con la solicitud de convocatoria porque impuso condiciones desfavorables y violó las cuatro normas sublegales que aprobó en 2007 para regular el ejercicio de este derecho“.

La organización también denunció intimidaciones por parte de afectos al gobierno hacia los electores y además cuestionó que el ente no se pronunciara por amenazas hechas desde el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), vale acotar que este partido fungió como testigo para la instalación de los puntos de recepción voluntades.

Por su parte, el número dos del chavismo, Diosdado Cabello, dijo durante su programa de televisión que la oposición solo recogió 40.000 firmas durante la jornada de este miércoles. Sin embargo, el resultado de la jornada de este 26 de enero debe ser reportado por el CNE después del 7 de febrero, según lo pactado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »
error: