Venezuela presenta objeciones ante la CIJ en el caso del Esequibo

Venezuela presentó ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) «objeciones preliminares» a la admisión de la demanda unilateral de Guyana en su contra, mientras que ese país, con el que se encuentra en disputa por el Esequibo, considera que es una maniobra para retrasar el fallo del tribunal internacional.

En un comunicado emitido por la Cancillería venezolana, se afirma que las «objeciones preliminares» fueron presentadas el pasado martes ante la CIJ con el objetivo de «defender los derechos e intereses» del país y en «procura» de que la demanda «no sea admitida por carecer de elementos esenciales para conformar un debido proceso».

En marzo de 2018, Guyana acudió de forma unilateral ante la CIJ para pedirle que aceptara estudiar y resolver el diferendo territorial con Venezuela por el territorio Esequibo.

Dos años después, en diciembre del 2020, la Corte se declaró «competente» para analizar «la validez del laudo arbitral del 3 de octubre de 1899», que trazó la frontera entre ambos países y que había sido declarado nulo en 1966, tras suscribirse el Acuerdo de Ginebra.

Como parte de ese proceso, el pasado 22 de marzo, Guyana presentó ante la CIJ sus alegatos para que ese organismo valide al laudo arbitral de 1899. Georgetown espera que la decisión de la CIJ sea «vinculante» para ambos países y que se establezca el límite de las fronteras.

¿Qué dice Venezuela?

En el texto emitido por el Ministerio de Relaciones Exteriores venezolano se ratifica la posición de «ineludible apego» de la nación suramericana al Acuerdo de Ginebra de 1966, donde se establece la confianza «en las negociaciones directas» para «alcanzar amistosamente un arreglo práctico y aceptable para las partes».

Del mismo modo, Caracas manifiesta su rechazo a la «instrumentalización» de la Corte «para dirimir una controversia que demanda de una solución negociada».

«Venezuela espera que el asunto vuelva de inmediato al terreno de la negociación amistosa entre las partes y a la correcta aplicación del Acuerdo de Ginebra para dirimir la controversia territorial que justificó su suscripción», dice el documento, donde se ratifica la postura del país en contra el laudo arbitral de 1899.

Reacción de Guyana

La Secretaría de la CIJ le envió una comunicación al Ministerio de Asuntos Exteriores de Guyana donde le informa sobre el documento emitido por Venezuela con las «objeciones preliminares», según un comunicado de esa cartera del pasado miércoles.

Georgetown reconoce que el reglamento de la CIJ permite que la excepción sea presentada y considerada por ese organismo internacional, por lo que «suspende el procedimiento sobre el fondo del caso» hasta que la Corte se pronuncie sobre las «objeciones preliminares» hechas por Caracas.

El Gobierno guyanés manifestó que presentará sus observaciones con prontitud cuando la CIJ le comunique el plazo en el que puede recibirlas.

Para Guyana, el país vecino «está claramente participando en un esfuerzo por retrasar el juicio final de la Corte» al presentar estas «objeciones preliminares» en una «etapa avanzada del procedimiento», ya que Venezuela no había reconocido la jurisdicción de la CIJ en este caso.

Sin embargo, considera que con esta «acción» el Gobierno venezolano «se une al proceso judicial al que Guyana siempre le había instado a dar un paso», por lo que «acoge con satisfacción» la decisión, «confiado en la validez de su posición sobre el fondo del caso».

El Territorio del Esequibo o Región del Esequibo, también conocida como Guayana Esequiba, es una región comprendida entre el oeste del río Esequibo hasta el hito en la cima del monte Roraima, en América del Sur.

La zona mineral y forestal, que posee 159.500 kilómetros cuadrados, es administrada por Guyana, pero Venezuela la reclama como suya y la considera un área por delimitar, por lo que ambos países tienen una disputa territorial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »
error: