Se evidencia relajación de las sanciones a Venezuela

La llegada a aguas venezolanas del buque griego Aframax Minerva Zoe, de bandera griega y fletado por la petrolera italiana Eni, era la prueba que se requería para corroborar que los rumores sobre una inminente relajación de las sanciones por parte de EE.UU. a Venezuela eran ciertos. Con ello, se verifica que las informaciones que circulan en este sentido son reflejo del creciente proceso de desmantelamiento de la política trumpista de «máxima presión» sobre el país.

Ya no se trata solo de declaraciones de alguna vocería estadounidense que, tratando de digerir las posiciones de la Casa Blanca en torno a Venezuela, no terminan de aclarar las decisiones reales que se están tomando. Tampoco de las informaciones de los medios internacionales, siempre soportadas por «fuentes anónimas». La llegada del mencionado buque, ocurrida el pasado viernes, es un hecho al que no le caben muchas interpretaciones: las petroleras europeas están retomando su abastecimiento en los terminales venezolanos.

Si bien la mediática internacional, especialmente Reuters y Bloomberg, venían advirtiendo de esta atenuación de las medidas de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), todavía algunos subsecretarios y voceros de prensa de la Casa Blanca se escudaban en el reconocimiento que el presidente de EE.UU., Joe Biden, sigue otorgando a Juan Guaidó como «presidente encargado» de Venezuela para eludir las críticas que los sectores conservadores, tanto republicanos como demócratas, lanzaban sobre un todavía hipotético giro sobre Caracas.

Que sean las petroleras europeas las que rompen las sanciones a que arreció en 2019 contra Venezuela no es pura casualidad. La crisis energética ocasionada por el conflicto en Ucrania hace que el Viejo Continente, principal afectado, pida a EE.UU. paliar la «sensación de inseguridad» en torno a la escasez y los altos precios del petróleo, por lo que necesitan nuevas fuentes de abastecimiento. Y Washington ha accedido a la demanda europea.

La llegada del barco ocurre sin una explicación política por parte de los gobiernos europeos y norteamericanos que aplicaron las sanciones durante varios años, debido a lo penoso que significa revertir todo el andamiaje discursivo.

Que sea una empresa italiana, Eni, quien inaugura el nuevo «estatuto legal internacional» del país suramericano, tampoco es casual. El Gobierno italiano fue uno de los pocos en Occidente que no se plegó a la narrativa de EE.UU. cuando trató de implementar el «gobierno paralelo», presidido por Guaidó.

Esta previsto que el buque cargue en los próximos días 650.000 barriles de crudo diluido en la terminal del complejo petroquímico e industrial General José Antonio Anzoátegui. Este ha sido célebre, recientemente, debido al libro publicado hace semanas por el secretario de Defensa del expresidente Donald Trump, Mark Esper, quien develó que algunos funcionarios del entorno presidencial propusieron bombardearlo para infligir daño al Gobierno venezolano. Desde ese puerto, ahora, sale crudo liviano hacia Europa.

La llegada del barco ocurre sin una declaración oficial o explicación política por parte de los gobiernos europeos y norteamericanos que aplicaron las sanciones durante varios años, debido a lo penoso que significa revertir todo el andamiaje discursivo con el que acompañaron la experiencia de «el interinato», de quien fueron sus principales impulsores y, por ende, los principales derrotados de su estruendoso fracaso.

Con las empresas petroleras europeas mirando hacia Venezuela, la diplomacia occidental se contenta –a escondidas– de estar rompiendo el cerco que le impuso el ‘trumpismo’ para la comercialización de petróleo con Venezuela, después de no haber conseguido el cambio de gobierno que se autoprometieron en sus foros internacionales, en los que Venezuela era la causa máxima de la preocupación mundial.

Después de tanta presión mediática y tanto apoyo a los discursos ‘trumpistas’ sobre Venezuela, el buque Aframax Minerva Zoe viene a estrellar el hielo de las relaciones comerciales de este país y el mundo occidental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »
error: